Desde hace décadas, es muy habitual regalar juguetes, sobre todo en el caso de tener niños, puesto que en la mayoría de las ocasiones, hasta que son mayores, están invitados a un sin fin de cumpleaños, comuniones y otras reuniones sociales de todo tipo, propias o ajenas. Lo que ocurre es que muchas veces pensamos que un juguete es un regalo superficial del que los niños no van a sacar provecho. También es frecuente pensar que malcriamos a los niños regalándoles tantos juguetes.

Sin embargo, por otra parte, es interesante destacar que hay muchos juguetes entre los que elegir. Y no es posible olvidar que regalar juguetes educativos es una opción para que nuestros niños puedan aprender jugando y hacer así compatibles dos grandes ámbitos de su crecimiento personal. 

El valor de los juguetes educativos

El uso de juguetes educativos en las primeras etapas de la infancia y adolescencia es verdaderamente importante y puede marcar el futuro de los niños, ya que en la tierna infancia son auténticas esponjas que absorben todo cuanto aprenden, siendo el caso que, llegados a una edad, no están dispuestos de la misma manera. Así, es fundamental que desde el inicio del andar intelectual de nuestros niños, reforcemos su interés por aprender; y un buen comienzo sería comprar un juego didáctico que se ajuste a la personalidad de nuestro pequeño o nuestra pequeña.

Además, a medida que los niños tengan sus gustos perfilados (que por otra parte son muy cambiantes hasta bien superada la adolescencia) guiados por nosotros, podemos vincular esos intereses con los diferentes juguetes educativos, pues es fácil conseguir juguetes para la inquietud hacia la física, la química, la geología, la electricidad, la mecánica, la botánica, las energías renovables, construcciones, robótica, óptica... ¡y un larguísimo etcétera!

                                        Juego para experimentar con la eficienca energetica de las casas del siglo XXI              Juego para experimentar con la presion de sistemas hidraulicos y aire         Kit para la experimentacion con etanol

Además, los juguetes educativos no tienen por qué ser aburridos; al contrario, existen muchos tipos de juguetes educativos que resultan de lo más divertidos.

Es fácil pensar que los niños van a rechazar nuestro regalo, que hoy en día a edades muy tempranas ya conocen los juegos vinculados a las nuevas tecnologías y que, para tenerlos contentos, es mejor comprarles la consola o el teléfono móvil. Se puede pensar de este modo, pero, en justicia, normalmente este razonamiento se hace para evadir las responsabilidades ya que parece obvio que si nosotros no insistimos en añadir cultura al bagaje intelectual de nuestros pequeños, cuando sean adolescentes, querrán que les compremos los juegos y juguetes de moda. Pero hay una alternativa: desde Practicaciencia,  pensamos que si los padres y madres nos comprometemos con la educación de nuestros hijos con la ayuda de los juguetes educativos, podemos obtener como resultado una generación más capacitada y más culta. Pensamos, en definitiva, que tenemos que y pasar todo el tiempo que podamos con nuestros hijos; por todo ello, somos unos fieles defensores de los juguetes educativos.