Los números que todos usamos (1, 2, 3, 4, etc.) son llamados "números arábigos” para distinguirlos de los "números romanos” (I, II, III, IV, V, VI, etc.).

Los árabes popularizaron éstos números, pero su origen se remonta a los comerciantes fenicios que los usaban para contar y llevar la contabilidad comercial.

¿Has pensado alguna vez  por qué  1 significa "uno”, y 2 significa "dos”?

Los números romanos son fáciles de comprender pero:

¿Cuál es la lógica que hay detrás de los números arábigos o fenicios? :

Pues bien se trata del número de ángulos.

La lógica está en el número de ángulos y si se escribe el número en su forma primitiva, rápidamente se verá en la siguiente imagen:



Los números que todos usamos (1, 2, 3, 4, etc.) son llamados "números arábigos” para distinguirlos de los "números romanos” (I, II, III, IV, V, VI, etc.).

Los árabes popularizaron éstos números, pero su origen se remonta a los comerciantes fenicios que los usaban para contar y llevar la contabilidad comercial.

¿Has pensado alguna vez  por qué  1 significa "uno”, y 2 significa "dos”?

Los números romanos son fáciles de comprender pero:

¿Cuál es la lógica que hay detrás de los números arábigos o fenicios? :

Pues bien se trata del número de ángulos.

La lógica está en el número de ángulos y si se escribe el número en su forma primitiva, rápidamente se verá en la siguiente imagen:



Como podemos ver:

El número 1 tiene un ángulo.

El número 2 tiene dos  ángulos.

El número 3 tiene tres  ángulos.

Y asi correlativamente.

A se me olvidava y  el  "O” no tiene ángulos.