Para comprobar cómo se disuelven las sustancias te proponemos, como siempre, un experimento científico con el que disfrutarás aprendiendo. Es perfecto para educar a los niños y también se puede realizar en grupo, ya que así, cada uno de ellos podrá exponer su visión y su explicación al fenómeno, permitiendo desarrollar sus capacidades críticas.

Nivel de dificultad: Fácil.

Qué necesitaremos:

  • 2 vasos o recipientes.
  • 2 cucharaditas de café
  • Agua fría
  • Agua caliente.

 

¿Cómo lo haremos?

  1. Coloca en uno de los vasos un poco más de la mitad de agua fría. Y en el otro la misma cantidad de agua caliente.
  2. Espolvorea una cucharadita de café en el primero de los vasos. No debes remover ni agitar y es conveniente esperar a aplicarla hasta que el agua esté completamente en calma.
  3. Haz esto mismo en el vaso lleno de agua caliente.
  4. Observar los resultados obtenidos en conjunto.

¿Qué ha sucedido?

Mientras que en el vaso con agua fría el café no se solubiliza, en el que contiene en su interior agua caliente las partículas se disuelven fácilmente.

¿Cómo explica la ciencia este fenómeno?

Mediante el proceso de disolución, a través de un fenómeno de difusión que tiene lugar  entre determinados sólidos y algunos líquidos.

Este consiste en el movimiento de los elementos en función de su mayor o menos concentración de partículas, sin implicar gastos energético alguno.

En el agua fría este fenómeno está mucho más ralentizado ya que no contamos con energía calorífica que acelere el proceso, como ocurre en el caso del agua caliente.