En nuestro artículo de hoy, queremos explicaros un poco más acerca de un fenómeno en la atmósfera que en los últimos tiempos viene ocurriendo con bastante asiduidad: la lluvia ácida.

¿Qué es la lluvia ácida?

La lluvia ácida es aquella que precipita a la tierra conteniendo en su composición química cuenta con un elevado contenido de ácido nítrico y ácido sulfúrico, ya que estos se han producido por la presencia de contaminantes en interactuación con el vapor al estar contaminada la atmósfera durante la formación de la lluvia en las nubes.

La mayor parte de estos gases son emitidos por las diferentes industrias, sobre todo por aquellas que se dedican a la metalurgia.

Y su efecto es nocivo tanto para los seres vivos como para otros materiales inorgánicos como las piedras que resultan seriamente dañadas por los procesos de acidificación.



Materiales que necesitarás:

  • Un vaso de cristal.
  • Nuestro pájaro bebedor.
  • Un trozo de papel PH
  • Agua de la lluvia

 


Cómo lo haremos:


En primer lugar, deberás de llenar tres cuartas partes del vaso en un día lluvioso con el agua de la lluvia. Puede colocarlo en una zona exterior o próxima a la ventana  para que se llene más rápido.

Tras esto, con ayuda del divertido pájaro bebedor,  que te permitirá succionar unas cuantas gotas del líquido y que puedes comprar en nuestra tienda, moja un trozo de papel PH sujetándolo con los dedos por los extremos

Por último, comprobarás como el color del papel va cambiado. Esto se debe a que está impregnado con una sustancia que es sensible a los niveles de PH que posee la propia agua. Cuanto más intenso se muestre el color rojo mayores serán los niveles de Ph y más ácida será el agua de la lluvia.

¿Has probado a comparar los diferentes niveles de acidez de la lluvia en el campo y la ciudad? ¿Cuál es menos ácida?